Eficiencia Energética

La Eficiencia Energética como parte de la Mejora Continua

La Eficiencia Energética (EE) es una práctica que tiene como objetivo reducir el consumo de energía, por lo que la clave es el uso eficiente de la misma, de manera tal que optimizar los procesos productivos y el empleo de la energía utilizando lo mismo o menos para producir más bienes y servicios debe ser considerado una prioridad. Dicho de otra manera, producir más con menos energía, de ahí que la EE debe ser considerado como un pilar importante del Lean Managemente. Los individuos y las organizaciones que son consumidores directos de la energía pueden reducir el consumo energético para disminuir costos y promover sustentabilidad económica, política y ambiental y maximizar así su beneficio.

Al hablar de Eficiencia en general como parte de la Cultura Lean es un momento muy propicio para reflexionar sobre el consumo energético, sobre la gestión de las fuentes de energía que disponemos y la influencia de las renovables. No solo porque nos encontramos en un momento crucial para decidir cuál es el camino a seguir en las políticas de sostenibilidad y respeto al medio ambiente, si no también por la necesidad de establecer parámetros de consumo responsables y eficientes. Y ello no significa reducir al confort y calidad de vida que permite el uso de la energía, sino mantener esos niveles de calidad, pero empleando menos recursos, haciendo un uso eficiente y racional de la energía que, afortunadamente disponemos.

 

La Eficiencia Energética es una responsabilidad global. Alcanzar la eficiencia energética es responsabilidad de todos. Desde las instituciones, empresas multinacionales, pequeñas empresas y consumidores domésticos. Cada uno tiene su papel en adoptar hábitos de consumo responsable y buenas prácticas que permitan alcanzar el consumo más racional y responsable de la energía.

Son varios los frentes que se pueden atacar para tomar medidas que influyan en la mejora de los procesos , en la distribución, en el reciclaje, el empleo de procesos y tecnología menos contaminantes, en un consumo inteligente, en que la Responsabilidad Social Empresaria sea una política que incorpore habitos de buenas practicas al implementar estándares corporativos según normas ISO, Leed, criterios de la guía GRI por nombrar algunos.

 La Eficiencia Energética es el modo más rápido, económico y limpio de reducir nuestro consumo  energético y las emisiones de gases de efecto invernadero, para contribuir al logro de los objetivos del protocolo de Kyoto y los compromisos ambientales del Pacto Global de Naciones Unidas. 

“Las últimas perspectivas mundiales de consumo energético publicadas por la Agencia Internacional de Energía (AIE), proyectan que el consumo mundial de energía crecerá un 56 por ciento entre 2010 y 2040. El uso total de energía en el mundo se eleva de 524 cuatrillones de Unidades Térmicas Británicas (BTU) en 2010 a 630 cuatrillones de BTU en 2020 y 820 cuatrillones de BTU en 2040.

La norma ISO 50001:2011, Sistemas de gestión de la energía – es una Norma Internacional voluntaria desarrollada por ISO (Organización Internacional de Normalización) y se basa en el modelo de sistema de gestión que ya está entendido y aplicado por organizaciones en todo el mundo. Puede marcar una diferencia positiva para las organizaciones de todo tipo en un futuro muy cercano, al mismo tiempo que apoya los esfuerzos a largo plazo para mejorar las tecnologías de energía. ISO 50001 proporcionará a las organizaciones del sector público y privado estrategias de gestión para aumentar la eficiencia energética, reducir costos y mejorar la eficiencia energética.

Desde AVPS recomendamos considerar el tema desde un enfoque “estratégico” teniendo en cuenta:

  • Acciones a corto plazo realizando Diagnósticos/Auditorias de Eficiencia Energética. Por que La eficiencia energética es el único recurso energético que todos los países poseen en abundancia y es la forma más rápida y menos costosa de abordar los desafíos de seguridad energética, medioambientales y económicos.”
  • Acciones de mediano y largo plazo, desarrollo e implementación de un Sistema de Gestión de la Energía (SGE), de acuerdo a ISO 50001:2011.

Un diagnóstico energético es un proceso sistemático mediante el cual se obtiene un conocimiento suficientemente fiable del consumo energético de un edificio, proceso o sistema, para detectar los factores que afectan dicho consumo e identificar las oportunidades de ahorro. El SGE permite demostrar una gestión eficaz de la energía y es integrable con los otros sistemas de calidad, medio ambiente o salud que la organización lleve a cabo por que todos se unen en una gestión común de mejora continua desde una línea de base inicial.

Los beneficios son muchos tangibles y otros tantos intangibles que hacen a las buenas practicas de dirección de empresas que si lo consideramos como im put estratégico, con su respectiva política, planes de mejoras vamos ayudarnos a generar hábitos que se transformarán en cultura.

Beneficios Energéticos y Ambientales : Fomento de la Eficiencia Energética. Disminución de la emisión de GEI. Incrementar el conocimiento en Eficiencia y Gestión Energética del personal.

Beneficios de Liderazgo e Imagen Empresarial; Demostrar a los públicos de interés que la Empresa contribuye al desarrollo sostenible.

Beneficios Socioeconómicos; Reducción de costes como consecuencia del ahorro energético y mejor posicionamiento desde un punto de vista de la RSE.

Agradecemos al experto en EE Ing Guillermo Federico Franke.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *