La Cultura Lean requiere Agilidad y Cooperación

La Transformación Hacia una Cultura Lean, los obstáculos y la importancia de la Dirección de RRHH

En toda transformación hacia una cultura Lean se requiere de «Agilidad» y «Cooperación», por eso es muy importante poder identificar todas aquellas situaciones que pueden ser un obstáculo o también ralentizar dicho proceso de cambio. Uno de los casos más comunes y típicos que uno puede apreciar en muchas organizaciones son aquellos roles que se convirten en un ancla al principio del proceso y más tarde se vuelven un bumerán.

Muchas organizaciones por área tienen influencias de personas o «personajes» que seguramente en el pasado tuvieron influencia en algún punto en particular, que dieron su aporte en algo muy concreto y localizado en aquel contexto. Con el paso del tiempo no cambian de su visión, y tampoco reciben influencia desde la organización misma en identificar y ayudar con buenas prácticas por ejemplo de Couching para evitar la transformación de estas personas en que se vuelvan en un especie de «Frankestein» y se aíslan. Pasa el tiempo y se potencia el problema por que lo poco que aportan lo hacen desde la misma visión con los mismos paradigmas y contextos del pasado que no ayudan a la agilidad ni cooperación que los nuevos tiempos requieren de cualquier rol que tiene posibilidades de aportar experiencia y conocimiento en la transversalidad a otros roles que están en la búsqueda de soluciones en un Proceso de Mejora Continua donde el aprendizaje es casi permanente como una razón de ser.

 

El 1° síntoma más claro en una transformación Lean surge cuando todo el mundo agrega valor, aporta a la transformación casi en la rutina del día a día, saltando a la vista en cada área los roles que no están involucrados con dicha transformación. Peor aún como la filosofía es aprender haciendo cosas como parte del proceso de mejora continua lo que sucede es que se va abriendo la brecha del conocimiento a cerca de la situación actual y del nuevo contexto y pierden contacto con la realidad. Quedan arraigados a una realidad que es solo de ellos que se vuelve obsoleta y pasan a ser obstáculos «tóxicos» muy nocivos para los tiempos de la transformación. En una Organización del tipo como la UGO (Unidades de alto foco) donde su signo más distintivo es el agregado de valor que nos va dando la Ejecución del Aprender Haciendo, estos roles se vuelven muy visibles pero si no se los ayuda y «reconvierte» se vuelven nocivos para el ambiente de trabajo y ralentizan el cambio.

No obstante para acelerar estos procesos y que no se vuelvan un obstáculo que pongan en duda el proceso de transformación de un Sistema Lean, lo más recomendado es poner un manifiesto con aquellos roles y personas por cada departamento que deberían ser ayudados a buscar soluciones en la transformación desde la participación en el agregado de valor y no en el estatu quo de las zonas de confort. De ahí que generar programas de Couching y Mentoring, re ubicación de roles, asignación de proyectos, traslados y complementaciones pueden ser de muchas ayuda. Por eso de AVPS abonamos la importancia hasta estratégica que cobran roles de Dirección de RRHH para poder liderar procesos de identificación y transformación de aquellos roles que lo necesitan y así poder aportarle a la Agilidad y Cooperación que requiere una Generación de Cultura Lean en las organizaciones del futuro.

Ing Carlos Cagna Vallino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.